La guerra de DOODOA

Prefacio

Hace algún tiempo volví a escribir
para que el odio no me arrebatase el alma.

Tuve que hacerlo.

Ahora la miro y suplico
para que el alma me robe por fin la razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *